Mensaje de Navidad

 “Alrededor del fuego, una comunidad…seguimos empeñados en soñar”

(Grupo Agarrate Catalina)

Hermanos y hermanas:

En medio de todo lo que estamos transitando en estos días con ocasión del tratamiento de la reforma previsional; compartimos el dolor, la indignación, la perplejidad que causa toda forma de violencia que se activa, ya sea desde los políticos, fuerzas de seguridad, clase dirigente u otros grupos y personas. Reconocemos que en muchos proyectos actuales no se pone en el centro la persona humana sino otros intereses egoístas. “Un pueblo que no cuida a sus abuelos y no los trata bien es un pueblo que no tiene futuro” Papa Francisco.

La Navidad nos reúne en torno al pesebre, más precisamente alrededor del Niño Jesús, Dios hecho hombre envuelto en nuestra fragilidad y pobreza, como el fuego que nos convoca a encontrarnos en ronda de amigos y hermanos.

En el Niño de Belén, descubrimos al Dios de la Vida que nos participa de su proyecto de justicia y de paz para que todos tengamos vida digna y plena. Comprendemos que el modo de ejercer el poder es desde el servicio humilde y generoso, y no desde la soberbia y el autoritarismo. En su despojamiento y entrega vislumbramos que la ofrenda que agrada a Dios es el compromiso con los más indefensos y vulnerables, y no que le quitemos su ración de pan en la mesa cotidiana por servir a otros “señores” o ídolos que lo reclaman.

El Señor nos ha visitado, nos sigue visitando, está y viene a encender el fuego de su presencia entre nosotros. Desde Él seguimos empeñados en soñar que podemos recrear nuestros vínculos y entretejer un nuevo modo de organizar nuestra comunión de vida desde la construcción de consensos, desde el diálogo respetuoso y edificante, desde el cultivo de gestos de coherencia y entrega desinteresada.

Que esta Navidad nos ayude a superar el pensamiento único de que hay una sola salida “viable”, nos inspire la imaginación y la creatividad para encarnar el proyecto del Reino en nuestra realidad. Pedimos al Padre Dios le conceda a quienes conducen los destinos de nuestra patria la sabiduría de proteger la vida de quienes están más expuestos, a quienes legislan y administran justicia que puedan alcanzar decisiones rectas y que entre todos consolidemos la pasión por la verdad y el bien común.

Vamos a arrimarnos al fogón navideño para volvernos a encender de esa “brasa viva” que es Jesús para caminar juntos y visitar a nuestro pueblo por las sendas de paz y luz que Él nos trazó.  

 Hermanas y Hermanos de la Junta Directiva Nacional y Secretariado de CONFAR

Confar

CONFAR anima y promueve, dentro del ámbito del país, a la Vida Religiosa inserta en la misión eclesial, en espíritu de comunión, búsqueda y participación fraterna y constante.