Dos religiosas santiagueñas harán sus votos perpetuos

Dos religiosas santiagueñas que pertenecen a la orden de las Hermanas Doroteas realizarán sus votos perpetuos el 6 de febrero 2014. Son ellas: Gabriela del Valle Fernández y Adriana del Jesús Bravo, una oriunda de Clodomira y la otra de Villa La Punta, quienes realizaron su noviciado en la provincia de Córdoba y los estudios religiosos en Buenos Aires.La misa será a las 20.30, en la catedral basílica, Nuestra Señora del Carmen.

Emocionadas por el momento que transitan, las hermanas contaron cómo fue el camino hacia ‘la entrega a Dios’, tal como ellas describen esta experiencia.

‘Mi vocación nació en una misión, era una joven allegada a la parroquia que iba haciendo un camino de experiencia pastoral con otros jóvenes, y sentí que en ese camino mi vocación se despertó. Mi estrecha relación con la gente del campo, con personas que en su momento padecían grandes necesidades, que carecían de muchas cosas y fundamentalmente de la presencia en cuanto a sacerdotes, fue lo que me hizo inclinar a la vida que llevo y elijo’, expresó emocionada Gabriela.

Mientras que por su parte, Adriana explicó: ‘Yo siento que el rostro de la pobreza que vi un domingo de febrero de 2002 en un paraje cercano a Villa La Punta es lo que despertó en mí la vocación. Después de ese encuentro con la gente ha cambiado mi vida. Fue un domingo que mi vida y mi mirada dieron un vuelco. Esa experiencia me llevó a buscar la manera de servir a esta gente. Fue en ese tiempo que busqué hablar con unas religiosas que conocía y acercarme también a las Hermanas Doroteas e inclinarme por ese carisma’.

Además, las religiosas dejaron un mensaje para las jóvenes:
‘Yo les diría a las jóvenes que no tengan miedo a seguir el camino de la religión al que Dios nos llama. A un camino de maduración, de crecimiento. Es importante que puedan planificar su vocación sin temor a nada, solo movilizadas por el amor a Dios’, coincidieron.

(Fuente: El Liberal)

Confar

CONFAR anima y promueve, dentro del ámbito del país, a la Vida Religiosa inserta en la misión eclesial, en espíritu de comunión, búsqueda y participación fraterna y constante.