Confar Bahía Blanca: “aquí también la vida nos re-clama”

Hermanas y hermanos, les compartimos que el viernes 2 de mayo 2014, en la casa salesiana del Colegio La Piedad y Parroquia San Juan Bosco, en el Barrio Noroeste de Bahía Blanca, tuvimos nuestro primer encuentro del año.

De unas 45 comunidades de religiosas/os que habitan en la Arquidiócesis -pertenecientes a unas 28 congregaciones (17 femeninas y 11 masculinas)- nos hicimos presentes hermanas/os de unas 10 comunidades: mujeres orionitas, salesianas, siervas de Jesús, salesianos, franciscanos, barnabitas, pequeñas hermanas de la Sagrada Familia, una veintena de hermanas/os.

Contemplando y dejándonos mirar por el ícono de Betania, que inspira nuestro plan trienal nacional, y saboreando con el oído la canción homónima de German Pravia, nos ayudamos en duo a confiarnos mutuamente lo que nos parece estar necesitando restaurar, renovar, en nuestras vidas personales, y a darnos también mutuamente una palabra o un gesto de aliento.

Luego tuvimos ocasión de empezar a concientizarnos en el tema “trata de personas”, con la ayuda de 2 videos, uno, “Les pintaron pajaritos en el aire” producido por jóvenes del distrito sur de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata, otro de Red Kawsay. Leímos en pequeños grupos el subsidio “Jugá a favor de la vida” de la red Kawsay Argentina, que se solidariza en esta campaña con “Um Grito pela Vida”, de la red de la Vida Consagrada del Brasil, con motivo del próximo Mundial de Fútbol 2014.

Luego de compartir una abundante mesa familiar, en la que no faltó ni los canelones de la hermana orionita Genoveva, ni la torta con forma de corazón de la Hna. Inés phsf, ni la grapa de los salesianos, retomamos al diálogo acerca de lo que podríamos intentar hacer aquí en relación con la cuestión trata. Hubo insistencia en la necesidad de concretizar de alguna manera a nuestro alcance actual el comienzo de la lucha contra este mal. Algunas opiniones que en este fecundo intercambio se dieron:

  • Nos falta concientizarnos más, y esto mismo le pasa a nuestros entornos parroquiales y escolares.
  • Es evidente que aquí, con el puerto Ingeniero White, tan cerca, y siendo parte del tronco vial hacia zonas petrolíferas y mineras del sur, es altamente probable que hay traslado y también consumo de personas explotadas.
  • Tendríamos que comprometernos al menos en la prevención-información primaria en colegios y en parroquias, a partir del subsidio “Jugá a favor de la vida” que está muy bien hecho, y los carteles de la campaña, que conseguimos en la sede nacional de Confar.
  • Tenemos que tener cuidado en intervenciones que no causen más daño o frustración a las víctimas, que no pocas veces vuelven a ser sometidas, porque no se les ha dado una suficiente contención ni otras alternativas económicas.
  • Al ser una problemática compleja se relaciona también con el tema adicciones y con el tema delincuencia: ¿de qué sirve la denuncia si no hay suficiente acompañamiento a las víctimas, si no hay medios, si no trabajamos en red?
  • Necesitamos capacitarnos en cuestiones básicas, y trabajar en red con otras iglesias cristianas, ONGs e instituciones públicas (que a veces están involucradas con los victimarios).
  • Necesitamos ayuda y colaboración de personas profesionales.
  • Seamos conscientes que tenemos que correr riesgos, si nos ponemos a acompañar y respaldar a gente víctima de estas situaciones.
  • Quien trabaja en prevención no debería ser el mismo que denuncia (cuestión de confiabilidad ante las víctimas).
  • Los ministros ordenados y otras personas necesitan una especie de vademecum pastoral, o una guía de procedimiento, cuando encuentran, por ejemplo, en la confesión situaciones de violencia, abuso o maltrato de quien se viene a confesar o contar su problema.
  • Nos parece importante empezar a conectarnos con religiosas/os y laicas/os que trabajan este mismo tema, y participar del encuentro nacional que está previsto para los días 1 al 3 de agosto.
  • Hay una diplomatura de violencia de género, prostitución y trata de personas que ofrece el CEFyT de Córdoba, con la modalidad “a distancia”; recientemente una joven laica del Bº Noroeste, becada para esa ocasión, terminó su carrera y podría sernos de no poca utilidad contactarnos con ella.

Terminamos antes de las 17 hs. este provechoso intercambio, celebrando la eucaristía, en la que, con la ayuda del “Credo de la resurrección” del p. Alejandro Mayol, nos volvimos a buscar en parejas, para decirnos en qué Dios creemos y los nombres de las personas o grupos que nos lo han anunciado.

Nuestro próximo encuentro será el lunes 18 de agosto, como siempre, entre las 10 y las 17 hs. en la casa “Pequeño Cottolengo” de las pequeñas hermanas de la Sagrada Familia, en el que conversaremos sobre la fuerza y el entusiasmo misionero que nos propone Francisco de Roma, aplicado a un proyectito que estuvimos acariciando en este primer encuentro pensando en setiembre, mes de la Biblia y de la vida consagrada: realizar un gesto misionero ecuménico en alguna periferia de nuestra diócesis, para lo cual nos estamos comunicando con el Grupo Ecuménico de Bahía Blanca.

Para terminar, agradecemos el saludo muy alentador que recibimos de nuestra presidenta de Confar, Marisa Biasutti y de Zulema Frank, referente de regiones y filiales.

Filial Confar Bahía Blanca

Confar

CONFAR anima y promueve, dentro del ámbito del país, a la Vida Religiosa inserta en la misión eclesial, en espíritu de comunión, búsqueda y participación fraterna y constante.